autor Luis

Luis Sánchez

Neuropsicólogo

Cuando hablamos de deterioro cognitivo, nos referimos a cualquier tipo de disminución en la función cognitiva. Esta disminución puede tener grados de gravedad, por lo tanto, el tratamiento del deterioro cognitivo variará.

deterioro cognitivo

La memoria, el lenguaje, la atención, el razonamiento, la resolución de problemas, la toma de decisiones y el reconocimiento de patrones son habilidades mentales que se pueden ver afectadas por este deterioro.

Cuando existe una disminución notable en una o más áreas de la función cognitiva, estaríamos hablando de un deterioro cognitivo leve

Sin embargo, si la pérdida de habilidades cognitivas afecta a la capacidad de la persona para realizar actividades diarias normales, el deterioro cognitivo sería de carácter grave.

La demencia, una serie de trastornos neurodegenerativos que causan un declive progresivo en la función cognitiva, es un término general utilizado para referirse a este tipo de deterioros.

Es importante tener en cuenta que cierto grado de disminución de la función cognitiva es normal a medida que envejecemos. Por ejemplo, es común experimentar una disminución en la velocidad de procesamiento de información y en la capacidad de recordar nombres y detalles específicos. 

Sin embargo, el deterioro cognitivo que afecta significativamente la capacidad de una persona para realizar actividades diarias no es una parte normal del envejecimiento y debe ser evaluado por un profesional de la salud.

Síntomas del deterioro cognitivo

El deterioro cognitivo puede manifestarse de diversas maneras y los síntomas pueden variar de una persona a otra. 

Algunos de los síntomas comunes incluyen dificultad para recordar información, problemas para prestar atención, dificultades en el lenguaje, dificultad para tomar decisiones, y dificultades para reconocer patrones

post-its

En el proceso de tratamiento del deterioro cognitivo es importante estar atento a estos síntomas y actuar en cuanto comiencen a presentarse.

La memoria es una de las funciones cognitivas más afectadas. Las personas pueden tener problemas para recordar nombres, fechas, o eventos recientes. También pueden olvidar cómo hacer tareas simples que antes realizaban sin problemas. 

Esto puede ser particularmente frustrante y puede llevar a la persona a evitar situaciones sociales o a depender excesivamente de notas y recordatorios.

Los problemas de atención también son comunes. Las personas pueden tener dificultad para concentrarse en una tarea, se distraen fácilmente, o tienen problemas para seguir una conversación o un programa de televisión. Esto puede afectar la capacidad de la persona para trabajar o realizar actividades diarias.

Las dificultades en el lenguaje pueden manifestarse de varias maneras. Pueden observarse dificultades para encontrar las palabras adecuadas, completar frases, o seguir una conversación. También pueden observarse en los pacientes dificultades para entender lo que otros están diciendo o para expresarse claramente.

La toma de decisiones también puede verse afectada. Tomar decisiones simples, como qué ropa ponerse o qué comer, pueden suponer una seria dificultad. El paciente también puede experimentar problemas para planificar y organizar actividades, lo que puede llevar a una sensación de abrumamiento y estrés.

Las dificultades para reconocer patrones pueden manifestarse en problemas para reconocer caras conocidas o lugares familiares. La persona afectada también puede tener dificultades para realizar tareas que implican patrones, como seguir una receta o resolver un rompecabezas.

Causas del deterioro cognitivo

Hay varias causas posibles de deterioro cognitivo, que incluyen el envejecimiento normal, enfermedades neurológicas como el Alzheimer, lesiones cerebrales, y factores de estilo de vida como el consumo excesivo de alcohol o la falta de ejercicio.

alzheimer

El envejecimiento normal es una causa común de cambios cognitivos leves. A medida que envejecemos, es normal experimentar cierta disminución en las habilidades cognitivas, como la velocidad de procesamiento, la memoria y la atención. Sin embargo, estos cambios son generalmente leves y no interfieren significativamente con la vida diaria.

Las enfermedades neurológicas, como el Alzheimer y otras formas de demencia, son causas comunes de deterioro cognitivo grave. Estas enfermedades causan daño a las células cerebrales y pueden afectar la memoria, el pensamiento, y la función social y emocional.

Las lesiones cerebrales, ya sea por un traumatismo craneoencefálico, un derrame cerebral o Ictus, también pueden causar deterioro cognitivo. Dependiendo de la gravedad y la ubicación de la lesión, los síntomas pueden variar desde leves hasta graves y pueden incluir problemas de memoria, atención, lenguaje y función ejecutiva.

Los factores de estilo de vida también juegan un papel importante en la función cognitiva. El consumo excesivo de alcohol, la falta de ejercicio, una dieta poco saludable, el tabaquismo y la falta de sueño pueden aumentar el riesgo de deterioro cognitivo. Además, enfermedades crónicas como la diabetes, la hipertensión o la enfermedad cardíaca también están asociadas con un mayor riesgo de deterioro cognitivo.

Es importante tener en cuenta que muchas de estas complicaciones son evitables, y el tratamiento del deterioro cognitivo puede ayudar a mantener una función cognitiva saludable. 

Diagnóstico del deterioro cognitivo

El diagnóstico del deterioro cognitivo implica una serie de pruebas y evaluaciones para determinar la extensión y la causa de los síntomas. Esto puede incluir pruebas de memoria, pruebas de atención, pruebas de lenguaje y pruebas de funcionamiento ejecutivo.

pruebas médicas

El proceso de diagnóstico generalmente comienza con una historia clínica completa y un examen físico. Esto incluye preguntas sobre los síntomas actuales, la historia médica, los medicamentos que se están tomando y los factores de estilo de vida. 

También es importante obtener información de los familiares o cuidadores, ya que pueden proporcionar una perspectiva valiosa sobre los cambios en la función cognitiva y el comportamiento de la persona.

El diagnóstico y tratamiento del deterioro cognitivo requiere la realización de algunas pruebas:

En algunos casos, se pueden realizar pruebas de imagen cerebral, como una resonancia magnética (MRI) o una tomografía computarizada (CT), para buscar signos de daño cerebral o enfermedad. 

También se pueden realizar análisis de sangre para buscar signos de infección, deficiencias de vitaminas o problemas metabólicos que podrían estar contribuyendo al deterioro cognitivo.

Tratamiento del deterioro cognitivo

El tratamiento del deterioro cognitivo dependerá de la causa subyacente. Puede incluir medicamentos, terapias cognitivas, cambios en el estilo de vida, y fisioterapia neurológica.

fisioterapia neurológica

Utilizar técnicas de fisioterapia neurológica en el tratamiento del deterioro cognitivo es especialmente útil cuando está relacionado con lesiones cerebrales o enfermedades neurológicas.

Medicamentos

Dependiendo de la causa, diferentes medicamentos pueden ser prescritos en el tratamiento de los síntomas del deterioro cognitivo

Por ejemplo, en el caso del Alzheimer, se pueden prescribir medicamentos para ralentizar la progresión de la enfermedad y mejorar los síntomas cognitivos.

Los inhibidores de la colinesterasa se utilizan comúnmente para tratar los síntomas leves a moderados de la enfermedad de Alzheimer. Funcionan aumentando los niveles de acetilcolina, un neurotransmisor que está a menudo en niveles bajos en las personas con Alzheimer.

Los antagonistas de los receptores de N-metil-D-aspartato (NMDA), como la memantina, también se pueden utilizar para tratar los síntomas moderados a graves de la enfermedad de Alzheimer. Funciona bloqueando la acción de un neurotransmisor llamado glutamato, que se cree que está involucrado en el daño a las células cerebrales cuando se desarrolla esta enfermedad degenerativa.

La depresión es común en personas con deterioro cognitivo y puede empeorar los síntomas. Los antidepresivos, como los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), pueden ser útiles para tratar la depresión y, en algunos casos, pueden ayudar a mejorar los síntomas cognitivos.

Además de los medicamentos específicos para tratar el deterioro cognitivo, es posible que se necesiten otros medicamentos para tratar síntomas asociados, como la ansiedad, la agitación o los trastornos del sueño.

Terapias cognitivas

Se trata de un tipo de terapia guiada por un neuropsicólogo en la que se realizan ejercicios de memoria, atención, o velocidad de procesamiento. Son una parte importante del tratamiento para el deterioro cognitivo.

Estos ejercicios pueden incluir actividades como recordar listas de palabras, seguir instrucciones complejas o realizar tareas que requieren concentración y enfoque. Son de especial importancia, ya que pueden ayudar a mejorar la memoria, la atención y otras funciones cognitivas.

terapia

Pueden ser útiles para tratar los síntomas de ansiedad y depresión que a menudo están asociados con el deterioro cognitivo. También pueden incluir ejercicios de memoria y atención para mejorar la función cognitiva.

Fisioterapia neurológica

La fisioterapia neurológica se centra en el tratamiento de los trastornos del movimiento y la función que resultan de lesiones o enfermedades del sistema nervioso. Esto puede incluir ejercicios de coordinación, equilibrio y movilidad para mejorar la función física y cognitiva.

Los ejercicios de coordinación y equilibrio pueden incluir actividades como pararse en un pie, caminar en línea recta o realizar movimientos que requieren coordinación entre diferentes partes del cuerpo. 

Son de gran ayuda para mejorar el equilibrio y la coordinación, lo cual es especialmente importante para las personas con deterioro cognitivo, ya que este tipo de deterioros está asociado a un mayor riesgo de caídas.

Los ejercicios de movilidad como estiramientos, caminar o realizar movimientos que ayuden a mejorar la flexibilidad y la fuerza muscular. Esto puede ayudar a mejorar la capacidad de una persona para moverse y realizar actividades diarias.

ejercicio terapéutico

Es importante tener en cuenta que no todos los casos de deterioro cognitivo son tratables o reversibles. En algunos casos, el objetivo del tratamiento será manejar los síntomas y mejorar la calidad de vida tanto como sea posible. 

La fisioterapia neurológica puede ser una parte importante del tratamiento para el deterioro cognitivo, pero debe ser individualizada y adaptada a las necesidades específicas de cada persona.

Es fundamental contar con un enfoque integral y transdisciplinar que incluya todo tipo de abordajes, para tratar eficazmente el deterioro cognitivo.

Prevención del deterioro cognitivo

Aunque no siempre es posible prevenir el deterioro cognitivo, hay ciertos cambios en el estilo de vida que pueden ayudar a reducir el riesgo. Esto incluye mantenerse física y mentalmente activo, mantener una dieta saludable, limitar el consumo de alcohol, y evitar el tabaco.

La actividad física regular y el ejercicio mental, como leer, resolver rompecabezas o aprender algo nuevo, pueden ayudar a mantener el cerebro saludable y reducir el riesgo de deterioro cognitivo.

trabajando con el ordenador

Una dieta equilibrada y nutritiva que incluye una variedad de frutas, verduras, granos enteros, proteínas magras y grasas saludables puede ayudar a mantener un peso saludable y reducir el riesgo de enfermedades crónicas que pueden contribuir al deterioro cognitivo.

El consumo excesivo de alcohol está asociado con un mayor riesgo de deterioro cognitivo. Es importante limitar el consumo de alcohol a cantidades moderadas o abstenerse por completo.

Fumar está asociado con un mayor riesgo de enfermedades crónicas y deterioro cognitivo. Dejar de fumar o evitar comenzar en primer lugar es fundamental para la prevención del deterioro cognitivo.

Además de estos cambios en el estilo de vida, es importante manejar adecuadamente las condiciones médicas crónicas, como la hipertensión, la diabetes y el colesterol alto, ya que estas condiciones están asociadas con un mayor riesgo de deterioro cognitivo

También es importante mantener la salud del sueño, ya que la falta de sueño está asociada con un mayor riesgo de deterioro cognitivo.

El deterioro cognitivo es una condición común que puede afectar significativamente la calidad de vida de una persona. 

Estar atento a los síntomas, buscar un diagnóstico temprano y seguir un plan individualizado será clave en el tratamiento del deterioro cognitivo. Con el enfoque correcto, será posible manejar los síntomas y proporcionar al paciente una calidad de vida, activa y plena.

3 comentarios

    1. ¡Hola Karla! Para ver tu caso en particular lo mejor es que te pongas en mano de un especialista. En breve nos pondremos en contacto contigo para valorar mejor tu situación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *