caja autora tatiana

Tatiana Almeida

Logopeda

La parálisis facial, que afecta la movilidad y expresividad de nuestro rostro, puede cambiar nuestra vida de maneras inimaginables. En este contexto, la rehabilitación en pacientes con parálisis facial se erige como un pilar fundamental en ese proceso de volver a sonreír con plenitud.

Esta afección, que a primera vista puede parecer simplemente estética, afecta de manera profunda a quienes la padecen. No solo implica un cambio drástico en la forma en que uno se ve, sino también en la forma en que interactúa con el mundo.

rehabilitación parálisis facial

Una sonrisa, un guiño, un gesto de sorpresa… todas estas expresiones, tan cotidianas y naturales, se ven limitadas o completamente anuladas por la parálisis facial.

De ahí que la rehabilitación en pacientes con parálisis facial sea una necesidad urgente. La rehabilitación no se limita a tratar la mera apariencia, sino que busca recuperar la funcionalidad, mejorar la calidad de vida, y, sobre todo, rescatar la confianza y seguridad en uno mismo que a menudo se ve afectada.

Además del valor emocional, la importancia de la funcionalidad queda también comprometida. En el caso de los ojos, poder cerrarlos para garantizar un buen descanso y prevenir úlceras. La capacidad de masticar bien los alimentos, de tomar según qué texturas, supone también un reto, ya que en ocasiones no hay cierre de los labios. También se observan dificultades en la capacidad de articular los sonidos ya que los labios forman parte de los órganos del habla.

Si eres un paciente lidiando con esta afección, un familiar que busca comprender y ayudar, o simplemente alguien interesado en este tema, este artículo te dará una visión integral sobre lo que implica la rehabilitación en pacientes con parálisis facial.

¿Qué es la parálisis facial?

A menudo, cuando escuchamos hablar de parálisis facial, nos imaginamos una cara completamente inmóvil, un rostro que ha perdido su capacidad para expresar emociones.

Pero ¿qué es realmente la parálisis facial? En términos médicos, se trata de una afección que implica la pérdida o disminución de la movilidad en los músculos de la cara, causada por un daño en el nervio facial.

Este nervio, que recorre nuestro rostro desde el cerebro, es responsable de nuestras expresiones faciales, de la sensibilidad en determinadas partes de la cara e incluso de nuestro sentido del gusto. Cuando se ve afectado por alguna causa, como una lesión, una infección o ciertas enfermedades, el resultado puede ser la parálisis facial.

parálisis facial

Lo cierto es que la parálisis facial puede tener un impacto brutal en la vida de las personas que la padecen. No solo se trata de una pérdida física, sino también de una alteración emocional y social. 

Pero afortunadamente, en la mayoría de los casos, la rehabilitación en pacientes con parálisis facial puede tratarse y muchos pacientes logran recuperarse totalmente gracias a ella.

Síntomas de la parálisis facial

La parálisis facial se manifiesta de diferentes maneras, y sus síntomas pueden variar de una persona a otra. En algunos casos, la aparición de la parálisis puede ser gradual, mientras que en otros, los síntomas pueden surgir de repente.

Entre los signos más comunes de parálisis facial se encuentran la debilidad o parálisis de un lado de la cara, lo que puede hacer que sea difícil cerrar el ojo o sonreír. 

También puede causar disminución del gusto, cambios en la cantidad de lágrimas y saliva, sensibilidad al sonido en un oído, y dolor o molestias alrededor de la mandíbula o detrás de la oreja del lado afectado.

ejercicios logopedia

A menudo, estos síntomas pueden llevar a dificultades en la comunicación y en la alimentación, y pueden afectar la autoestima del paciente.

Es importante recordar que si notas la aparición repentina de estos síntomas, debes buscar atención médica de inmediato. No todos los síntomas pueden ser atribuidos a la parálisis facial y pueden ser indicativos de otras afecciones médicas serias como un accidente cerebrovascular.

Tipos de parálisis facial

Existen varios tipos de parálisis facial que se pueden categorizar dependiendo de su causa y sus características específicas. En todos ellos, la rehabilitación en pacientes con parálisis facial puede ser de gran ayuda para mitigar los síntomas.

Parálisis de Bell

Este es el tipo más común de parálisis facial. Se produce de repente y causa parálisis en un lado de la cara. Aunque la causa exacta no está clara, los expertos creen que puede estar relacionada con una infección viral que causa inflamación en el nervio facial

En la mayoría de los casos, los pacientes con parálisis de Bell recuperan la función facial completa o casi completa con el tiempo, a menudo en un plazo de tres a seis meses.

Parálisis facial traumática

Este tipo de parálisis facial es el resultado de una lesión física en el nervio facial. Las causas comunes incluyen fracturas de cráneo, heridas por arma de fuego y cirugías en la región de la cabeza y el cuello. El pronóstico para la recuperación depende de la gravedad del daño al nervio.

Parálisis facial de Ramsay Hunt

Este tipo de parálisis es causada por el mismo virus que causa la varicela y el herpes zóster. Además de la parálisis facial, los pacientes pueden experimentar un doloroso sarpullido en el oído o en la boca. 

Los pacientes con parálisis de Ramsay Hunt a menudo experimentan un grado de recuperación, aunque puede ser menos completo que en la parálisis de Bell.

Parálisis facial congénita

Algunas personas nacen con parálisis facial debido a factores genéticos o complicaciones durante el embarazo o el parto. La parálisis facial congénita puede afectar a uno o ambos lados de la cara y puede estar asociada con otras anomalías congénitas.

Parálisis facial como resultado de una enfermedad neurológica o un tumor

Algunas enfermedades, como la esclerosis múltiple o la enfermedad de Lyme, pueden causar parálisis facial. Además, los tumores que presionan el nervio facial, como el neuroma acústico, pueden causar parálisis.

Síndrome de Moebius

Este es un trastorno neuromuscular raro que es congénito. Los pacientes con síndrome de Moebius no pueden mover lateralmente sus ojos y a menudo tienen debilidad en los músculos faciales.

Cada tipo de parálisis facial tiene sus propias características y abordaje únicos. Sin embargo, con un diagnóstico correcto y un tratamiento se puede comenzar. La rehabilitación en pacientes con parálisis facial puede lograr mejoras significativas.

Técnicas de rehabilitación en pacientes con parálisis facial

La rehabilitación en pacientes con parálisis facial es un proceso transdisciplinar que puede incluir la participación de equipo de fisioterapia neurológica, logopedia y terapia ocupacional.

El objetivo es mejorar la movilidad facial, prevenir o tratar las complicaciones y ayudar al paciente a adaptarse a su condición.

Cada paciente es único, y lo mismo ocurre con su plan de tratamiento, que personalizamos según la gravedad de su condición, la causa subyacente y sus propios objetivos para la recuperación.

Fisioterapia neurológica

Esta es a menudo una de las primeras técnicas que utilizamos. El ejercicio terapéutico y los masajes pueden ayudar a mejorar la fuerza muscular y la coordinación, y a prevenir o reducir la rigidez en los músculos y las articulaciones de la cara. 

Los ejercicios pueden incluir estiramientos, movimientos faciales controlados y masajes suaves. Estas técnicas no solo ayudan a mejorar la función física, sino que también pueden ayudar a mejorar la confianza del paciente en su capacidad para mover su cara.

Electroterapia

En algunos casos, podemos utilizar la electroterapia para estimular los músculos faciales. Esto implica la colocación de electrodos en la piel para emitir pequeñas descargas eléctricas que hacen que los músculos se contraigan. Este tratamiento puede ayudar a prevenir la atrofia muscular y mejorar la función muscular.

Terapia de biofeedback

Esta técnica utiliza tecnología para proporcionar a los pacientes retroalimentación en tiempo real sobre su función muscular. Esto puede ayudar a los pacientes a hacer movimientos más controlados y a aprender cómo mejorar su control muscular.

Terapia cognitivo-conductual (TCC)

Dado que la parálisis facial puede tener un impacto emocional significativo, ofrecemos apoyo psicológico, como la TCC, para ayudar a los pacientes a manejar cualquier estrés, ansiedad o depresión que puedan estar experimentando.

Terapia de espejo

Este es un tipo de terapia en la que el paciente realiza movimientos simétricos en ambos lados de su cara mientras se mira en un espejo. Esto puede ayudar a los pacientes a ‘reaprender’ cómo hacer ciertos movimientos faciales.

Terapia ocupacional

Por su parte, la terapia ocupacional puede enseñar al paciente técnicas y estrategias para manejar las dificultades en la vida diaria causadas por la parálisis. 

Esto puede incluir el aprendizaje de nuevos métodos para comer y beber, o el uso de herramientas especiales para ayudar en tareas diarias.

Logopedia

En caso de dificultades en el habla o la deglución, un logopeda puede proporcionar ejercicios y estrategias, como la terapia miofuncional, para mejorar estas funciones. El papel de la logopedia en el daño cerebral asociado a una parálisis facial es fundamental en la recuperación del paciente.

Es importante recordar que la rehabilitación es un proceso, y cada pequeño avance es motivo de celebración. Mientras trabajamos juntos en estos tratamientos, nos enfocamos no solo en los resultados físicos, sino también en el bienestar emocional y psicológico de nuestros pacientes. 

Neuropsicología

Finalmente, el apoyo del equipo de neuropsicología es crucial en la rehabilitación en pacientes con parálisis facial. Este tipo de terapia puede ayudar al paciente a manejar el impacto emocional de la parálisis, a mejorar su autoestima y a adaptarse a su nueva realidad.

Aunque puede parecer un camino largo y desalentador, la recuperación es posible. Muchos pacientes con parálisis facial logran recuperar una gran parte, si no toda, su función facial.

La parálisis facial no es solo una condición que afecta la movilidad del rostro. También es una prueba de resistencia emocional y psicológica. Sin embargo, con la orientación y el apoyo adecuados, se puede navegar por este desafío y emerger más fuerte al otro lado.

Un paso adelante en la rehabilitación de pacientes con parálisis facial

Es natural que los pacientes que están bajo un tratamiento de rehabilitación para la parálisis facial tengan dudas sobre este proceso. En Neuraces recibirán todo el apoyo que necesiten para abordar esta afección desde el enfoque transdisciplinar y la empatía con el paciente.

rehabilitación

¿Cuánto tiempo durará mi rehabilitación? 

Cada caso de parálisis facial es único, por lo que la duración del tratamiento puede variar significativamente. Los factores que pueden influir incluyen el tipo y gravedad de la parálisis, la respuesta individual al tratamiento y la rapidez con la que se inició la rehabilitación.

¿Qué tipo de ejercicios debería estar haciendo y con qué frecuencia? 

Las técnicas de fisioterapia neurológica son un componente esencial de la rehabilitación de la parálisis facial. La terapia ocupacional jugará un importante papel en un tratamiento que ha de tocar varios aspectos para que pueda ser más efectivo.

¿Cómo sabré si mi rehabilitación está funcionando? La mejora de los síntomas puede ser gradual y a veces difícil de notar día a día. No obstante, el equipo de terapeutas establecerá con el paciente unas pautas donde se le indicará en qué estado de la recuperación se encuentra.

¿Cómo afectará la rehabilitación a mi vida diaria y a mis actividades normales? Dependiendo de la intensidad y del tipo de rehabilitación, algunas actividades diarias podrían verse afectadas.

La parálisis facial puede ser dolorosa o incómoda. Es importante que los pacientes conozcan de antemano cómo se adaptarán sus rutinas.

El tratamiento transdisciplinar en pacientes con parálisis facial es una parte importante del proceso, pero también es fundamental la implicación de su entorno la hora de apoyar a participar en las terapias, a motivarle y que se sienta respaldado en todo momento.

En Neuraces nuestro lema es:

Te ayudamos a mejorar tu autonomía

Contacta con nosotros para empezar a mejorar tu calidad de vida.

3 comentarios

  1. Hola buenas. Escribo para que me ayudaseis si es posible con mi caso. Soy una chica de 20 años que sufre de parálisis facial periférica en el lado izquierdo de la cara de hace tres meses. Es la quinta parálisis que me afecta durante toda mi vida. Esta última apareció en febrero y hace 9 años que no me ocurría. Me han hecho muchas pruebas cuando era pequeña y no he obtenido nunca resultados. Es cierto que de todas las anteriores me he curado casi al completo exceptuando una ligera pero muy ligera asimetría facial. Esta última me está desesperando mucho porque ahora soy consciente de todos los síntomas y de lo largo que es este proceso ya que de pequeña al final se tiene otro tipo de prioridades. Las parálisis anteriores se curaban a lo largo de un año. Esta vez estoy yendo a un fisioterapeuta que me da masajes a parte de electroterapia pero me gustaría que me comentarais un poco de si sabéis porque me puede estar ocurriendo esto y conocéis algún caso similar. Mi madre me ha estado llevando toda la vida a fisios, acupuntura, terapia cráneo sacral, homeópatas….
    He conseguido a base de presionar mucho que me hagan una resonancia craneal para ver si sale algo. Sin embargo, el proceso de las pruebas por la seguridad social es interminable. Gracias por leerlo de antemano y espero tu respuesta si has tenido algún caso parecido o puedes ayudarme. Un dato importante es que por familia paterna tengo tres familiares que la han sufrido pero solo una vez en la vida a diferencia de mi que con un año de edad me dio la primera y a en el intervalo de los 6-8 que fue la tercera también sufrí diplopia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *